Menú Cerrar

La Iglesia reconoce 26 bienes inmatriculados en Cantabria que no le pertenecen

Hace aproximadamente un año el Gobierno de España realizó un listado de bienes que la Iglesia Católica había inmatriculado gracias a la reforma de la Ley Hipotecaria llevada a cabo por el Ejecutivo de José María Aznar en 1998. Desde este año, y hasta 2015, en el caso concreto de Cantabria se inmatricularon un total de 2.058 terrenos, templos, viviendas, solares, locales y otros bienes. A finales de enero de este año la Iglesia reconocía que del total de inmatriculaciones en España (casi 35.000) no tenía la titularidad de un millar aproximadamente. En nuestra región, y según el listado remitido por el Gobierno de España a entidades locales y registros de la propiedad, son 26 los bienes sobre los que la Conferencia Episcopal tiene dudas, reconociendo que 19 de ellos pertenecen a un tercero o no le consta la titularidad.

El cementerio de Peñacastillo es uno de los bienes inmatriculados de la Iglesia en Cantabria que no se incluyen en el listado de la Conferencia Episcopal

El cementerio de Peñacastillo es uno de los bienes inmatriculados de la Iglesia que no se incluyen en el listado de la Conferencia Episcopal

El diario de Cantabria, 9 DE FEBRERO DE 2022

Y en este limitado listado no se incluye, por ejemplo, las estelas cántabras de Barros, declaradas Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico que, por encontrarse cerca de la ermita de la Virgen de la Rueda, la Iglesia ha reclamado su posesión sin que ningún gobierno haya hecho nada al respecto por el momento. Tan solo Podemos ha pedido en varias ocasiones que vuelvan a tener una titularidad pública, llegando a plantear una proposición no de ley en el Parlamento de Cantabria.

El documento hecho público por el Estado se divide en cinco categorías. La primera de ella es la de los bienes que pertenecerían a comunidades u otras entidades religiosas. En esta se incluyen, fundamentalmente, terrenos, viviendas, locales comerciales y un colegio.

La mayor parte de estas propiedades están en Limpias, como un terreno rústico en Pieragullano y otro en el Paraje Palacio; el edificio, colegio y dependencias deportivas en el Barrio del Rivero; y un terreno urbano, todos ellos pertenecientes a la Congregación de la Misión de San Vicente de Paul. Esta organización religiosa tiene también un terreno rústico en Ampuero.

A estos habría que añadir un local comercial y una vivienda, también en Limpias, que, según el listado facilitado por la Conferencia Episcopal, pertenecen a la Congregación de las Hijas de la Luz.

Para el resto de bienes inmatriculados, la Iglesia reconoce falta de datos, errores, otros titulares o, directamente, que no están inmatriculados. La mayoría son terrenos, aunque también se detallan algunas ermitas.

Entre las inmatriculaciones de las que faltan datos se encuentra un prado en Bareyo, una parcela urbana en Bedoya, dos prados y una finca rústica en Cambarco (Cabezón de Liébana) y dos terrenos en Somballe (Santiurde de Reinosa). Todos ellos tienen como titular al Obispado de Santander, aunque no constan en el inventario.

A estos se suman dos terrenos en Ontaneda que pertenecerían a la parroquia de la localidad, aunque en ambos casos tampoco constan en el inventario.

NO INMATRICULADOS Y OTROS ERRORES

Respecto a los bienes que la Iglesia considera que no están inmatriculados están un aparcamiento en Esles, un prado en Frama (ambos del Obispado de Santander) y la ermita en el Barrio Valoria de Udias, cuya titularidad la tiene la parroquia de la localidad y que se encuentra en un monte de utilidad pública. También se reconoce que no existen en su listado dos fincas rústicas, una en Boo de Piélagos y otra en el Barrio de Amedias, en Camargo.

Por último, el documento facilitado por el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática recoge un total de cinco bienes inmuebles que, directamente, pertenecen a otros titulares diferentes de la Iglesia. Y aquí es donde se hallan algunos edificios de culto, como la ermita de San Mateo en Beranga y el terreno en el que se ubica, que fueron inscritos por error.

Tampoco pertenece a la Conferencia Episcopal la antigua ermita de Santa Lucía en Rasines y la parcela en la que se halla, ambas vendidas en 1997. Por último, se reconoce que no forman parte del patrimonio de la Iglesia un terreno en San Miguel de Meruelo (que fue vendido en 2007) y una huerta en Santander, también vendida.

Publicado en Cantabria